barrer

Las 3 Mejores Empresas de Limpieza de España

La limpieza es un tema capital tanto para empresas como para particulares. Pocas cosas existen más desagradables que desarrollar las actividades del día a día en un lugar insalubre de condiciones deplorables. Por lo tanto, mantener el espacio vital en un estado óptimo es prioridad para casi cualquier mortal. El problema viene cuando no disponemos de tiempo para limpiar o no somos capaces de hacerlo como se espera debido a nuestra edad o a que el local o lugar en el que vivimos presenta un tamaño considerable. Para arreglar esta situación disponemos de numerosas empresas especializadas en estos menesteres. Pero hay que saber a quién se contrata, por eso hoy os traemos las tres empresas de limpieza más importantes de España:

1- Limpiezas Alpe S.A.: esta empresa madrileña destaca por dominar, como ellos mismos señalan, el lavado de moquetas por inyección y extracción, el abrillantado de suelos y las primeras limpiezas. Trabajan tanto para particulares como para empresas. Son una empresa realmente seria, que realiza controles constantes para mantener siempre la calidad de sus servicios en un nivel óptimo. Sus prestaciones son muy amplias, pues está disponibles no solo para interiores comunes, sino también para garajes. Además, limpian y tratan cada rincón del lugar que han de limpiar con procedimientos especiales en función de la situación. Las numerosas marcas para las que trabaja, que recogen en una sección de su página web, son su fuerte aval. Sin duda, una apuesta importante cuando se trata de dejar todo como una patena.

2. Colombiana de limpiezas: esta empresa con sede en Vitoria (Álava) es una de las más prestigiosas de España. Son solícitos y ofrecen asesoramiento total sin compromiso. Sus servicios son amplios y, tal y como ellos afirman, en constante evolución, buscando siempre las técnicas más modernas y adaptándose al paso de los años. Una de sus grandes bazas es que están disponibles para limpiar grandes superficies, tales como centros comerciales, pabellones y ¡hasta plazas de toros! Échale un vistazo a su sencilla página web para obtener más información.

3. American Clean, S.L: otra empresa ubicada en Madrid. De nombre exótico, se ha ido ganando un hueco entre las compañías que se dedican al mantenimiento. Sus servicios son muy amplios y van más allá de la típica limpieza general; con American Clean puedes acceder a algunas prestaciones menos habituales pero igual de necesarias como la de control de plagas o la de cuidado de jardines exteriores. Incluso te ofrecen la posibilidad de contratar servicios de seguridad o de portería. Su página web puede resultar un tanto confusa y poco vistosa, sin embargo, está repleta de información muy exhaustiva, lo que es un plus a la hora de hacerse una idea exacta de su funcionamiento real. Sin duda, otra gran opción dentro del territorio español.

gatos en casa

¿Estás pensando en comprar un gato? Aprende cómo evitar una catástrofe manteniendo la casa limpia y ordenada

Si estás pensando en comprar un gato, debes saber que existen pocas cosas más reconfortantes que el ronroneo de uno mientras disfruta de la compañía de su dueño. Pero ojo, un animal exige numerosos cuidados y una actitud responsable, por lo que, para poder disfrutar de todo lo que aporta este curioso y juguetón compañero, debes tener como máxima prioridad la limpieza y la higiene. Aquí recogemos algunas pautas que pueden ayudarte a hacer de la convivencia con tu peludo algo inolvidable:

1. MANTÉN SIEMPRE LIMPIOS SU ARENERO Y SU COMEDERO: los gatos son animales limpios por naturaleza, muy pulcros; la suciedad suele estresarlos bastante, así que debes evitarla a toda costa. En el caso del arenero, debes asegurarte de que está siempre limpio para evitar olores o que tu mascota haga sus necesidades fuera de él. Busca la arena que mejor se adapte a tu gato y cámbiala al menos una vez por semana. No te olvides de retirar a diario los terrones de orina y las heces. En caso de tener más de un gato, se recomienda tener más areneros para evitar complicaciones.

En el caso del comedero, a los gatos les gusta hurgar en él y muchas veces esparcen el pienso por el suelo. Es más, a algunos incluso les encanta comerla del suelo. Todo esto provoca que se vaya cubriendo todo de migas y se ensucie la zona en la que se alimentan, con el consiguiente peligro para la salud de nuestro felino (bacterias y gérmenes). Por lo tanto, barre y limpia a diario la zona en la que comen.

2. CEPÍLLALOS DE FORMA REGULAR: todo depende del tipo de gato que tengas, los de pelo corto pueden pasar hasta 15 días sin ser cepillados, sin embargo, otros necesitan que lo hagas a diario. A algunos gatos les encanta que les cepillen, pero otros son más reacios; si este es el caso, gánatelo con premios y trata de hacerlo siempre a la misma hora. Recuerda que estos animales aman la rutina.

Esta acción en apariencia sencilla repercutirá positivamente en los dos. Todo el pelo que recojas será pelo que no tendrás que limpiar después, ayudarás a tu gato a estar más cómodo y a evitar la formación de bolas en su interior y, además, te ganarás su confianza, haciendo que cada vez se sienta más unido a ti.

3. CUIDA DE LAS CAMAS O SOFÁS: los gatos son animales muy dormilones, suelen pasarse al día entre 16 y 18 horas durmiendo, cuando son pequeños o muy mayores, incluso más. Por lo tanto, si tu gato es de los que pasa mucho tiempo tumbado en el sofá o encima de tu cama, estos sitios acumularán muchos pelos. Es aconsejable que aspires estas zonas a menudo, con un aparato adecuado y que, además, lo complementes con otros utensilios que te permitan retirar el mayor número de pelos posible. Recuerda cambiar fundas y sábanas a menudo, así como lavarlas con asiduidad.

perro en casa

Perros Liándola: Algunas cosas que debes saber para mantener tu casa limpia conviviendo con un perro

Tener una mascota conlleva innumerables beneficios; si, además, es un perro, estos se multiplican, pues todos sabemos de su inigualable carácter fiel y servicial. Sin embargo, un perro no es un complemento para la casa, sino un miembro más de la familia y, como tal, también ensuciará y desordenará. Por lo tanto, para que no te desesperes a la hora de mantener todo limpio y en su sitio mientras convives con tu amigo perruno, aquí te traemos algunos consejos que te pueden ser de utilidad:

1. LIMPIA A DIARIO Y DE FORMA CONSTANTE: no hagas como cuando estabas en el instituto y en el colegio, sabes de sobra el estrés y las consecuencias negativas que provoca el dejar todo para el último momento; y eso si no lo pospones y lo vas a acumulando. Si limpias cada poco y de forma regular, con cierta disciplina, mantendrás la casa libre de suciedad y esto será positivo tanto para ti y tu familia como para tu mascota.

2. ADAPTA TU VIVIENDA A LAS CIRCUNSTANCIAS: el perro no entiende de muebles, alfombras u adornos y, por muy educado que esté, no estás libre de que provoque algún que otro accidente ocasional. Para solucionar este problema, opta por muebles fáciles de limpiar y evita los ornamentos y adornos innecesarios. En cuanto a suelos y alfombras, elige aquellos que no requieran grandes cuidados y/o en caso de necesitar de una reparación, no exijan grandes desembolsos.

3. CEPILLA A TU PERRO: los perros sueltan mucho pelo, sobre todo aquellas razas con pelajes frondosos; además, este problema se incrementa durante el tiempo de muda. Por lo tanto, te recomendamos que cepilles el pelo de tu compañero de aventuras a diario. No solo mantendrás la casa más limpia y evitarás la acumulación de pelo en sofás, camas, alfombras y demás, sino que ese pequeño momento de intimidad entre los dos te ayudará a estrechar lazos con él, haciendo que vuestra relación sea cada vez más fuerte.

4. COMBATE EL MAL OLOR: pocas cosas más desagradables para la armonía de un hogar que los malos olores. Este problema es de los primeros que aparecen en cuanto a la limpieza a la hora de convivir con un perro, sobre todo si lo tienes en un piso y pasa un tiempo considerable dentro de él. El error es pensar que esto se soluciona con ambientadores y espray. No. Lo mejor es mantener una buena higiene perruna, bañarlo a menudo y, sobre todo, asegurarnos de que sus juguetes y utensilios, así como los espacios que más utiliza, están siempre limpios y en buenas condiciones.

casa limpia

5 CONSEJOS PARA MANTENER LA CASA LIMPIA

En los tiempos que corren de atascos y carreras, a veces acabamos por no disponer ni de un segundo para mantener limpio nuestro hogar. Sin embargo, es bueno que hagamos un pequeño esfuerzo, pues una casa limpia y ordenada repercute también en nuestro estado de ánimo. Todos sabemos lo complicado que resulta cumplir con ello cuando nuestras jornadas laborales son maratonianas ¡y ya ni digamos si tenemos hijos o mascotas! Pero existen algunos consejos para poder afrontar mejor esta complicada pero necesaria tarea. Aquí va:

1. Lavar los platos, cubiertos y demás utensilios nada más usarlos: puede parecer una tontería, pero es un truco muy sencillo que te ayudará a mantener la cocina impoluta. Muchas veces comemos, dejamos lo que hemos utilizado en el fregadero y nos decimos: «bah, ya fregaré después». Al pronunciar estas palabras nos condenamos, cada vez nos resultará más complicado asumir que tenemos que realizar esa tarea. En la siguiente ocasión que comamos haremos lo mismo y pronto acumularemos un montón de platos y cubiertos. Además, hacerlo inmediatamente después de cada comida no solo nos permitirá mantener la casa ordenada y limpia, sino libre de gérmenes y bacterias.

2. Cuando llegues a casa, guarda todo en el sitio correspondiente: volvemos cansados del trabajo y lo único que queremos es ponernos cómodos. En el proceso, dejamos la cartera en la mesa de la cocina, la chaqueta en un sofá, el pantalón encima del respaldo de la silla de la habitación… Estas pequeñas acciones se van acumulando hasta que llega un momento que nos domina el desorden y, lo que es peor, empezamos a tener dificultades para encontrar algunas cosas. Con este pequeño truco evitaremos esa horrible ansiedad que produce el ir a salir de casa y no encontrar, por ejemplo, algo tan importante como la cartera… ¡Y todo por no haberla guardado en su sitio de siempre cuando llegamos a casa!

3. Mantener las superficies planas libres de objetos y adornos: tampoco se trata de vivir con un colchón y ya. Aunque te pueda resultar poco suculento a nivel visual, te aseguramos que a la larga lo agradecerás. Acumular objetos y adornos en las mesas y en las estanterías no es más que una invitación al polvo para que este se atrinchere. Además, a la hora de limpiar te resultará muy engorroso, pues tendrás que estar levantando y moviendo objetos cada dos por tres, lo que hará que tardes el doble en cumplir con tu cometido.

4. Utiliza los momentos de respiro que te dan las acciones cotidianas: por ejemplo, cuando estás cocinando, usando el horno, esperando a que se caliente algo en el microondas, puedes aprovechar para arreglar cosas: saca los platos del lavavajillas o del soporte en el que los tengas para secar y colócalos en su sitio. Usar estas mínimas treguas para limpiar u ordenar pequeñas partes de la casa te beneficiará a la larga, pues las sesiones estándar que dediques después a limpiar serán cada vez más cortas.

5. Utiliza la regla de lo que entra provoca salidas: te ayudará a evitar la acumulación de trastos inútiles que, a medida que pasa el tiempo, te costará más sacar de casa. Por lo tanto, cada vez que traigas algo nuevo a tus dominios, procura deshacerte de una o dos cosas que consideres que ya no tienen función alguna que cumplir. Actuar de este modo también evitará que con la acumulación llegue el problema de tener que tirar muchos objetos de golpe, lo que supone varios viajes desagradables y mover voluminosas y numerosas cajas.

Estos son nuestros pequeños consejos, pero seguro que a ti se te pueden ocurrir otras buenas ideas. Lo único que debes ser es constante. Recuérdalo.